martes, diciembre 23, 2008

Tiempo y espacio

.

En esta primera edición de "TIEMPO y ESPACIO: El Documental" (presentado por Agentes Catalíticos), damos comienzo, a modo de introducción y prólogo, a nuestro camino hacia la publicación de la segunda edición de la revista (TimeSpace), disponible a partir de finales de febrero '09.

Se merece mencionar que el primer capítulo del documental, "Prelude No. 2 in C Minor", es un homenaje al filme canadiense "Thirty Two Short Films About Glenn Gould" (véase YouTube).

Música de Intro:"Paper planes" por M.I.A

Música de 1er Capítulo:"Well Tempered Clavier: Prelude No. 2 in C Minor" por J.S. Bach interpretado por Glenn Gould

*Cada martes aparecerá un nuevo capítulo.

domingo, diciembre 21, 2008

Ahogado en mierda

Nada cambia. Hoy también desperté borracho y harto de mí mismo y preferí la calle. Estar aquí encerrado no hace bien. Mucho menos si ello implica estar acorralado por todos los álbumes de fotos sobre las mil y una historias posibles que he dejado a medias. Anoche bebí, igual que las últimas cuatro noches. Sólo que ayer no paré hasta sentir el caldo de la bilis entrando en la cerveza y un ardor que yo supongo era en el hígado y un frío sobre el frío de la noche anticipando el protagonismo de una madrugada de diarrea. Quizás beber ayer tuvo que ver con la necesidad de celebrar la primera noche enchaquetado de mi vida. Claro, eso pese a los dilemas de todas las nostalgias pendejas que se adhieren, como si uno fuera un velcro, cuando no para de llover y se está solo no queriendo. Con respecto a las tres noches anteriores, no tengo ni puta idea de qué celebré ni como llegué a casa. Lo que es un hecho es que mi despertar después de todas ha sido lo mismo.
.
Anoche Fui a El Ansia. Quería que el cierre de la noche fuera escuchar a Frankie Ruiz y a Tito Rojas sentado justo frente a la boca de la vellonera. Belén no me reconoció y no sé si por la ropa, pero a la rápida soltó un Ave María, y luego, ¿Un vaso de leche a final de noche para esta vieja osteoporósica? Me tiró un beso de lejitos y opté por no decirle nada. Además yo estaba vestido de negro y no de blanco. No sé. Sonrió y batió los ojos y se acomodó la rosa plástica crecida en el moño rubio falso de sesentona que quiere aparentar ser de cuarenta. Seguido, escribió la nota al calce señalando que aquello no había sido insinuación sino un piropo de los lindos. Me cobró $2.14 por una cerveza calientísima y siguió la cosa preguntándome qué celebraba, si la noche andaba muerta y en Calle Loíza no había ni un dominicano afuera. Entonces empezó a mapear y a cantar En aquel viejo motel y yo la acompañé con cierto desenfreno. Un tipo sentado dos sillas a mi izquierda alzó la vista tratando de enfocarme y dijo algo que no me pareció parte del coro. Seguro era dominicano y estaba borracho como yo, menos vestido, pero igual de harto.
.
-Coño Belén, esta cerveza está caliente chica, cámbiamela por otra.
.
Dijo que estaba muy bonito pero que no estuviera por la calle ni solo ni borracho, que me fuera a mi casa, que por allí nada de nada, que a la una iba a cerrar la barra.
.
-Papito lindo, tú ya abriste la cerveza y no te la puedo cambiar porque entonces es pérdida y me dejas dos problemas, porque por un lado me descuadras el inventario y por el otro me obligas a beber y tú bien sabes que a estas horas yo no bebo, mi cielo.
.
La miré por un momento como tratando de enfocar también pero no pude. No sé nada de la vida. Miré el reloj y faltaban dieciocho para la una. Me acordé del viaje a México y de las muñecas desnudas de la gente en la ciudad. Después dejé caer el reloj a propósito como un detalle meritorio pero tonto. Y canté. Cuando acabó la última de mis canciones puse la cerveza todavía entera sobre la barra y dejé un beso en el aire. Lloviznaba. Lo último que vi fue a Belén soltando el mapo para beberse la Medalla en un vaso con hielo y al tipo tambaleante agachándose por mi reloj. No sé cómo salté de ahí al matre de mi cama. Tampoco recuerdo cuándo vomité toda mi chaqueta nueva ni cuándo llené el inodoro de mierda hasta el embarre.

Hoy desperté aturdido en la esquina favorita de mi cama donde lloraba cuando niño. Por suerte anoche todos se quedaron fuera y no había nadie en casa. Limpié y prendí inciensos. Después un caldo de gallina fresca con recao y papas, una ducha con agua caliente y salir al Laundry.

-Me dijeron claramente que no puede lavarse en maquina convencional.
-Cierto, dijo él, la dejas en buenas manos. Y disculpa que te pregunte hermano, pero ¿Esto es vómito? Lo miré fijamente y contesté que sí. Ah bueno, pues no te preocupes que esto sale.
.
Hizo la anotación, completó la orden y estiró la mano. Se llama Pablito y es albino, hijo de un Jaime que todo el mundo conoce en el área menos yo. Antes de salir me quedé viendo el humo de las planchas industriales fragmentado por la luz que se colaba entre ventanas. Algo de aquello me recordó los viejos domingos por la mañana en los que mi mamá, enamorada, planchaba la ropa semanal de mi papá. Su arte de hacer filos. La manera en que sudaba y se recogía el pelo en cola. Los huecos vacíos en el closet que iban llenándose a paso lento en una rutina deliciosa que a veces extraño. Tenía dolor de cabeza. Me puse las gafas y salí.

De camino a casa me dio el antojo de comida china y me estacioné para comprar una combinación de Pepper steak con sólo papas. Luego Pablito apareció en los chinos y me enganchó a una conversación que empezó porque él también pidió lo mismo. Era su hora de almuerzo. Entre orden y orden y las combinaciones de nosotros que estaban haciendo en China, me contó de una clienta que le dejó también ropa de gala, como si mi chaqueta fuera de gala, y que infartó hace dos meses. Que la única hija de la difunta está en Wisconsin, que siempre fue una rebelde y no la quiso, que si vino al funeral que organizó una tía y luego desapareció como si nada.
.
-Ahora la Hermana tampoco aparece y no hay quien pague ni saque la ropa.
.
Mientras contaba, desplegaba su cara de consternación. Me quedé en silencio.
.
-Debe ser triste, fue lo único que me salió decirle. Luego le pregunté que qué se hace en esos casos y me dijo que ni idea, pero que tal vez venderían la ropa o la donarían a una iglesia. Entonces me desesperé muerto de hambre y tuve que hacer guardia frente a la cajera hasta que mi combinación salió. Poco después intenté decirle adiós, estiré la mano y quedé con él en recoger lo mío el lunes por la tarde.
.
-El lunes por la tarde mi papá decide qué haremos con la ropa, dijo. Quizás la veas allí enganchada. Ropa elegante la de la vieja. Me pregunto con qué la habrán vestido para el funeral. Y Se quedó en blanco.
-Bueno, quizás la velaron desnuda, le dije. El no entendió mi querer armar relajo y seguí. Como estamos en el Caribe y en crisis pues no hubiera sido mala idea. Además preferiría ir a un velorio en el que falte ropa y no el muerto. Tú sabes, esos casos en los que sólo encuentran orejas o piernas, y abrí los ojos muy macabro.
-Sí sí. Yo sé. Me añadió. Anoche descuartizaron a una en Aguadilla.
.
Después habló de un tipo de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados que cayó en un tanque gigante de mierda y no quise escucharle.
.
-Se batió y se batió y se batió hasta que se hizo cantos. ¿Te imaginas? Alzó la voz enérgico y el macabro fue él. ¿Morirse ahogado en un tanque de mierda?
.
Miré a mi alrededor y todos los clientes escuchaban afirmando. No sabía. Pensé en el inodoro embarrado y en mi muerte. Todo apestaba. Afuera empezó a estrellarse el cielo en lluvia y me volvió la nausea. En realidad yo nunca he visto un muerto. Tampoco iría a un funeral. Busqué las llaves del carro en mi bolsillo y me quité las gafas.

F

.
distancia es un músculo que tensa
cuando tu ausencia cobra protagonismo
.

sábado, diciembre 20, 2008

Poco concurrido el “Pantera Party ”

Por Carmen Arroyo Colón
Periódico El Nuevo Día, sábado 20 de diciembre de 2008
.
Un hombre vestido de negro que bailaba y cantaba fue bautizado con el mote del felino que se alega medorea por Caimito
.
Algunos viajaron desde Orlando, Ponce y Rincón. Pero, lo cierto es que no fueron muchos. Quizás las esporádicas lluvias que pasaron por Caimito o el miedo a la “pantera” ahuyentaron a los que confirmaron que irían a la fiesta en honor a este felino.
.
Pero el casi medio centenar de asistentes al “Pantera Party” gozaron de lo lindo. Este “bembé” fue organizado por los jóvenes Jorge Albino y Luis Rosario a través de la red social “facebook”. La mayoría de los que fueron a la fiesta eran amigos de los organizadores, quienes no viven en Caimito.
.
Al ritmo de bachata, salsa y hasta música de mariachis transcurrió la fiesta en el Colmado el Mirador.

.
El felino, protagonista de la actividad, no hizo acto de presencia. En su lugar, estaba un hombre que fue nombrado como “Javier: la pantera negra”. Vestido todo de negro con pantalón corto, camisa transparente como una malla y chancletas de goma, el hombre se pasó toda la velada tocando unas maracas y cantando “ahí viene la pantera de Caimito”.
.
En ocasiones gritaba “la pantera tiene hambre, se comió un caballo y una oveja”. Esto ocurría dentro del Colmado El Mirador, escenario de la fiesta, mientras, afuera se mantenían los organizadores del evento y sus amigos, en su mayoría eran todos de entre 25 y 30 años de edad. Hombres y mujeres vestían mahones y camisa. Muy pocos optaron por el color “negro pantera”.
.
“Ya la pantera llegó hasta Orlando”, dijo Ranier Valentín quien vino el sábado desde La Florida para asistir a la fiesta. Aseguró que en esa ciudad la noticia de la pantera se ha regado “como una epidemia” entre la comunidad puertorriqueña.
.
El ambiente era de alegría y muchos tenían la esperanza de que “la homenajeada” apareciera porque lo menos que le tenía era miedo.
.
Uno de esos valientes era José Álamo. “¿A esta hora quién va a tenerle miedo? Y después de par de cervezas”, señaló muerto de la risa el joven que andaba acompañado de su novia colombiana Clara Pulido.
.
“A mí lo más que me llama la atención, más que la pantera, es que los puertorriqueños tienen esa costumbre de que cualquier cosita es motivo para hacer fiesta y eso me encanta”, destacó Pulido quien estaba vestida con una falda mahón corta, una camisa y sandalias.
Los vecinos del área también dijeron presente. Alice Dana, maestra de preescolar, de 33 años, aseguró que la pantera le ha ocasionado daños porque su hijo de 11 años está en estado de crisis. Contó que el menor anda con un bate para arriba y para abajo.
..
“Yo me lo vacilo (a su hijo)”, dijo la mujer quien compartía con el bayamonés Jesús Sánchez, quien se expresó impactado porque creía que la gente de Montehiedra “sólo jangueaba en ‘moles’ y en aire acondicionado” y no en chinchorros. Esta pareja esperaba que después de unos cuantos tragos “saliera la pantera”.
.
La actividad transcurrió como una reunión de amigos que se fotografiaban a cada rato y se tomaban unos palitos. Hablaban de la pantera y se cuestionaban su existencia. Pero la mayoría cree que el felino existe y que anda suelto. Otros criticaban al Gobierno por perder dinero haciendo “shows” para cerrar su término con broche de oro. No faltó el experto que hizo su disertación sobre el reino animal. “Las panteras no existen. Eso son 'black leopard'', expuso Diego Flores residente de Caimito. “Yo veo 'Animal Planet'”, dijo acto seguido para enfatizar que ese canal de televisión era su fuente de información. Este hombre estaba acompañado por un amigo que no quería identificarse. “Él vio la pantera”, decía Flores y el amigo lo negaba haciendo un gesto con la cabeza. “Él se abochorna decirlo”, agregaba el hombre. Según Flores las autoridades le han hecho caso al testimonio de un doctor que alega haber visto la pantera, pero a otros vecinos del lugar no. “Es porque no tienen estatus social”, agregaba Flores arrancando carcajadas de otros hombres que lo escuchaban. u amigo quien en un principio negó haber visto la pantera, finalmente dijo que no era una, sino dos y que estaban en poder de su dueño.
.
Mientras el debate continuaba, la música seguía y “Javier: la pantera negra” seguía cantando porque creía que la fiesta era en su honor.
.
La historia de la pantera comenzó el 28 de noviembre cuando un vecino de Caimito denunció que un animal había devorado a su ovejita “Fugaz”. Desde entonces el Departamento de Recursos Naturales ha buscado al animal con perros cazadores, carnadas, trampas y un pelotón de hombres.
.
vea el articulo y la fotogalería desde su fuente original pulsando:
http://www.elnuevodia.com/diario/noticia/puertoricohoy/noticias/poco_concurrido_el_pantera_party_/507844 *las fotos fueron tomadas de la misma fuente y pertenecen a Rosario Fernández Steeve

martes, diciembre 16, 2008

PEN CLUB DE PUERTO RICO ANUNCIA EL FALLO DE SU CERTAMEN LITERARIO Y ANUNCIA LA CEREMONIA DE PREMIACION A LOS MEJORES LIBROS PUBLICADOS EN EL 2007

El PEN Club de Puerto Rico y su nueva junta presidida por la poeta Mairym Cruz- Bernall tiene el honor de anunciar el fallo de su Certamen Literario Anual, en esta ocasión para las Mejores Publicaciones Puertorriqueñas del 2007. La junta del PEN Club, tanto como sus vocales, se abstuvo de enviar sus libros a este certamen, tampoco participaron como miembros del jurado, para conservar la imagen prestigiosa de la organización.
.
Se consideraron las categorías de Novela, Cuento, Ensayo, Poesía, Teatro y Literatura Infantil/Juvenil, entre más de sesenta libros recibidos. Unos veinte libros fueron premiados por su calidad literaria, creatividad, originalidad, todas ya marcan un lugar de excelencia en la historia de la literatura puertorriqueña-universal.
.
La actividad de premiación se celebrará el Viernes 19 de diciembre de 2008, a las 6:30 P.M. en la Sala de Facultad (edificio Baralt) de la Universidad del Sagrado Corazón en Santurce, Puerto Rico.
.
Algunos de los autores premiados en las diversas categorías son:
.
Juan Antonio Ramos
Maribel T. Suárez
Carmen Valle
Rey Andújar
Marta Aponte Alsina
Tina Casanova
Wanda Cosme
Norma Salazar
Mercédes López-Baralt
Zoe Jiménez Corretjer
Rafael Franco Steeves
Gary Morales
Abdiel Echevarría
Iván Figueroa Luciano
Javier Ávila
Myrna Estrella Pérez
Julio García
Luis Daniel Estrada
Lowell Fiet
Daisy Sánchez
.
Durante la actividad de premiación se dará la lectura de los laudos, y estos autores conocerán los premios que les han sido otorgados, además se darán a conocer los títulos de sus libros. Los miembros de los diversos jurados, todos personas altamente capacitadas y de prestigio intelectual, se develarán en esta ceremonia.
.
Instamos a toda la comunidad a que asista y respalde este magno evento donde el PEN de Puerto Rico celebra y agasaja las letras puertorriqueñas.
.
Mairym Cruz-Bernall,Presidenta
Emilio del Carril, Vicepresidente
Elsa Tio, Tesorera
Ana María Fuster, Secretaria
.
Info:
787.307.4066 (Ana María Fuster)
787.645.9533 (Mairym Cruz-Bernall)

domingo, diciembre 14, 2008

Tyger. Inspirado por el poema de William Blake

Seva vive


.

Lo importante no es si Seva existió o no existió, si es ficción o realidad, sino que la gente creyó la historia de Seva y que para algunos la verdadera historia es lo que la gente cree que es la historia. Seva, el cuento de Luís López Nieves que causó revuelo al publicarse en el semanario Claridad el 23 de diciembre de 1983, ahora vuelve a crear ronchas en el país como base del documental Seva vive, del joven director Francisco Serrano. El documental puertorriqueño, que es el primero estrenado en la isla en una sala de cine comercial, abre un debate intenso sobre el rol de la literatura y la historia, qué y quienes son los historiadores, los escritores y los puertorriqueños, y pone en foco la forma en que se ha construido la historia de la isla y de nosotros como pueblo (sobre todo, los hechos de la invasión norteamericana en 1898 y su efecto) a partir de mitos, versiones e intensiones.

En Seva, López Nieves narra que, en esencia, la invasión norteamericana de Puerto Rico no fue el 25 de julio de 1898 como dice la historia oficial, sino que realmente fue dos meses antes, en mayo, pero que fracasó porque los puertorriqueños se levantaron y detuvieron la invasión primera. Luego, el cuento señala que los norteamericanos enviaron refuerzos y que el 25 de julio lanzaron una segunda invasión, que finalmente tuvo éxito gracias a la traición de varios puertorriqueños. Seva, el pueblo en el que se levantaron, fue desaparecido por completo en un inexplicable acto de genocidio. Se dice que sobre lo que era el pueblo construyeron Roosevelt Road, la inmensa base militar estadounidense en Ceiba, que cesó operaciones hace poco más de dos años como parte también de los procesos desencadenados a partir de la salida de la marina estadounidense de la isla municipio de Vieques.


Este documental, yo digo que deliciosamente peligroso, crea ronchas nuevamente porque pone sobre la mesa, y en tela de juicio, con evidencias, pietajes históricos originales, efectos especiales y documentos, la veracidad de la historia puertorriqueña que nos han hecho creer. Quizás su logro es traer al contexto presente, ahora en formato cinematográfico, teniendo en cuenta la accesibilidad y la difusión masiva que trae el medio, el revuelo que causó el cuento de Lopez Nieves hace 25 años atrás, la discusión de lo que han hecho de nosotros los historiadores y cuánto de la historia que se escribe burla u omite la realidad. De la misma forma da paso a creer que la historia metida en la ficción literaria también puede ser posible y válida. Al fin y al cabo, si nos hicieron creer que la invasión más que invasión fue un encuentro amistoso sin resistencia y lo creímos, ¿por qué no podemos creer también, y tal vez mejor, en una invasión fallida y en una épica de resistencia patriótica; si a fin de cuentas la historia de por si no es objetiva, está subyugada por quien la escribe y su raíz etimológica, cuando se define como construcción de-, parte también de la ficción al recrearse?


Sobre la publicación de Seva en 1983, López Nieves escribe*, “desató una reacción en cadena insospechada. Numerosos historiadores llamaron a Claridad indagando por más detalles. El cuadro telefónico del semanario se congestionó debido a las miles de personas que llamaban para pedir más información. Canales de televisión, radio y prensa empezaron a indagar sobre los “descubrimientos”. Agencias noticiosas prepararon extensos reportes para consumo internacional. Se organizaron comités de ciudadanos para buscar las ruinas de Seva y a don Ignacio Martínez, el único sobreviviente de la “Masacre de Seva”. Letreros de “¡Seva Vive!” comenzaron a aparecer en las paredes del país y frente a las bases militares. El propio Gobernador llamó al superintendente de la policía para ordenarle que averiguara sobre el paradero del Dr. Víctor Cabañas, protagonista de Seva, quien obviamente es un personaje de ficción. Es decir, el país se conmovió ante la noticia de que los norteamericanos habían masacrado a un pueblo entero en el 1898, y reaccionó en forma airada”.

Ahora Seva ha vuelto ha revivir, y hay supuestas fosas comunes halladas en los terrenos de la Base militar en Ceiba que evidencian, según el documental. Hoy la sala de cine estaba llena y al final la gente aplaudió, tal vez porque lo que se intenta también defender en el subtexto es el derecho nacional de tener esa historia soñada; y entiéndase por sueño lo que quiera entenderse.

Yo digo que nos merecemos una historia en la que por fin exista algo más trascendental y revolcón que pequeñas resistencias, aunque hay que aceptar que esas pequeñas resistencias a veces son las poderosas. Punto. Que Seva vive es altamente recomendable. Lo único que me preocupa es que el documental no haya trascendido a todas las salas de cine del pais, sino que sólo se esté presentando en una; Fine Arts Café, el cine más caro de Puerto Rico, favorito de la clase dominante, por no decir cine personal y antojo del banquero más prominente de la isla. Ojala lo vean todos. Ojala el mensaje llegue.


* fragmento tomado de "El corazón de López Nieves o el revés de la Historia (IV)", Por Rafael Grillo

http://www.ciudadseva.com/obra/2007/02/19feb07/19feb07.htm

jueves, diciembre 11, 2008

Esas bromelias pegadas al reloj

.

Ayer estuve en la lectura del taller de cuentos de Mayra Santos-Febres y una chica a la que no le pregunté el nombre, así como tampoco le dije que su cuento me había tocado, puso su dedo en la llaguita última de mi viaje a México. Quizás fue la mención de todos los olores, las quesadillas, las salsas, la teoría del color en cada esquina. Quizás fue que ella también entró descalza a la selva, que también se enamoró de las aguas verdes y los fondos de arcilla, de los niños que salían al pasó entre la timidez y el curioseo. El cuento era sobre un viaje, sobre tres meses de mochila metida en la cultura mexicana y el roce punzante de todas las convivencias; era sobre fotografía, un poco de coleccionismo botánico, un hombre y la sierra. Mi madre el otro día preguntó si estuve en México realmente y preferí no decir nada. Pero estuve. Yo lo sé. Y subí a la cima de la historia, a dos pirámides, pero se me olvidó gritar. En realidad no quise decirle a nadie que estaba espantado porque el choque con el otro y ver la isla desde afuera era incrustarme una óptica de faltas, de carencias, para mi vuelo de regreso. Y quizás eso. En el cuento de ayer alguien también volvió de la fascinación porque sabía que debía aunque reconociera diferencias de abundancia entre la piedra de sol y "este mico de isla" (como dice Rebollo). En una parte le oí decir, "me regreso a mis playas, al poquito", y la entendí perfectamente. Ella también, igual que yo, quería hacer desde el poquito.
.
Pese a toda la verdad, la cotidianidad acá tiene sus tonos; lo ordinario a veces magia. Regresar y preferir estar aquí no tiene que ver con conformismo, tiene que ver con preferirlo. El regreso no es sinónimo de cobardía. La semana pasada me fui sólo a Dominica cuatro días y confirmé que no podría vivir en otro sitio. Entonces escribí que ser isleño no es cerrarse al mundo y mucho menos obligarse al límite del agua; que serlo para mí tiene ver con saber vivir al borde de las cosas queriendo vivir las cosas aunque se esté siempre en el borde.

(En México también pensé en el borde y en nosotros en una exposición de arte chicano.
Y entonces vi la costura del muro y entendí que nosotros también somos frontera.)
.
En México y en Dominica había gente que quería conocer el mundo aunque el mundo fuera aquello que tenían. En México la inmensidad. En Dominica una plantación gigante de naranjas brillando todos los atardeceres, la rutina olorosa del tueste de cacao, saber buscar el barro negro para los pies de las orquídeas chicas. En un puerto de Roseau todos los peces de colores, todas las tripas estirándose a las moscas. Mucha gente linda con olor a sangre y mierda esperando la llegada de más barcos. Entonces sobre el horizonte los mismos aviones que en mi playa, volando en otra dirección, y la nostalgia confusa de la orilla; el no saber si es mejor en otro lado. Pero también había gente que amaba estar allí. Entre las moscas, sudando sobre la brea, vendiendo frijoles pintos en el piso de un mercado, o cempasúchil. Yo nunca pregunté. Pero siempre hay contestación en las miradas fijas y detrás de los bostezos.

Hoy hice las recapitulaciones de ambos viajes, vi todas las fotos que no he querido enseñarle a nadie, las libretas en las que quise escribir pero no pude hasta que me dejé en la cama de un cerro con pirámide a la que nunca subí. Ahora las faltas de la isla, las carencias, empiezan a abrirse pegadas al reloj como aquellas bromelias de Morne Trois Pitons y Micos. Vuelvo a la playa, a los tapones, a los centros comerciales, a buscar trabajo. La mirada no es la misma y tengo muchas cosas que decir que no me salen. Tal vez tenga que construirlas. Y no precisamente con palabras.

Soy más plátano que maíz. No supe su nombre. Pero así se llama el cuento.

lunes, diciembre 01, 2008

no hay nadie en los balcones
que me mire en la comparsa de la noche
vistiendo de civil la anatomía del peligro
el cuerpo militar del pueblo que no sabe que marcha
o frena
entre pedal y la parada
por la crisis
repitiéndose como un ciclo de agua
.
nadie se asoma a plaudirme
y no quiero volver el cuello
.
la calle va vacía
.
nada sueña

viernes, noviembre 28, 2008

Bola de tennis

.
tengo medianeras aislándome la voz
y cuando digo tú ahí va mi eco
rebotando en el silencio al final de la palabra
mi soledad de tipo triste parado en el balcón
las máquinas de construcción abajo hacen que el cuarto tiemble.

santurce es, si se te olvida, la gran ciudad del mundo
una cartografía afilada y tornagris
que debe compartirse en una taza de café y luego un beso

puedo decir todos los nombres de las mujeres del último mes
puedo monologar sobre tu ingle de hace años
repasarte en el pequeño libro de aberturas anatómicas y antónimas
tocarte con la yema de los dedos del que fui
pero el arrastre me es tan áspero en el decibel
que la caricia va y rebota
como un eco clavadista
primero un golpe aquí en el labio seco
y solo
luego un salto de ventana y fin del sueño

hay mañanas como hoy en las que es preferible otro sonido
no mi pecho en el teclado
dejar que la sinfónica de grúas y taladros me recuerden
la proximidad de nuevos cuartos
la reconfiguración de la expansión borrándome
la vista que nos hizo
las noches de mirar la orilla derecha de la laguna de condado
el jardín del museo los domingos familiares
la torre Cobian
y su pareja de viejitos desayunando en la ventana tantas horas
mi cactus
esta silla
tu pez beta vestido con kimono esperando la comida
de los viernes desnudos que se sentaban en la mesa.

tengo medianeras aislándome la voz
y tus ecos como una bolacera rebotante

no sé por qué guardo el solar de mi palabra si las maquinas atentan
si la gran ciudad se crece como un libro acordeón
y el graffiti va en aumento.

si las mañanas se me acaban, coño

si ahora más que nunca ausencia es un reloj de arena.

miércoles, noviembre 26, 2008

(. 3


“soy como el chile verde llorona, picante pero sabroso”

hace medio día hubiera sido fácil
escapar por los caminos que me diste
torcer alguna construcción fantástica o un verso
echar lo necesario en la mochila sin mirar los mapas
que siempre fueron infinitos
pero que desplegaron circulares frente a mí

quizás mi todo últimamente tendió en la dirección del ciclo
incluso lo que no era mío en estos días
despegó en vuelo giratorio ante mis ojos
con la luminiscencia peligrosa de un platillo tronador
o una luciérnaga perdida parpadeando

ahora
después de mediodía
la única certeza es el poema de la pólvora
sin firma
con el que despediste la posibilidad fugaz e histórica
de detonarnos
esto que leo mientras vuelo y que no sé
y que me duele aunque no importa
si fue escrito para mí o para alguien
para nadie mientras pensabas en un alguien
para alguien mientras la nada te pensaba
o si es de algún poeta malo
o de un piromaniaco como yo

no sé si ya te dije
de niño encandecía todo compulsivamente y me llevaron al psicólogo

nunca he sabido por qué tuve la culpa y no los fósforos
si desde siempre ellos metieron su cabeza en las hornillas

y no sé
es cierto que desconozco muchas cosas
a ti
aunque el reloj marcó contigo 272 horas

a mí
y me da rabia

la poesía no debería depender de la interlocución
ni de nostalgias
como esa caminata nuestra por el frío de lo último
hasta mi metro y tu camión en Indios Verdes

quizás lo único que sé
muy prematuro
es que tal vez no me debiste regalar el disco de Chavela Vargas
en el que se despide
no por la Llorona
ni por todas las canciones borrachas que sonarán punzando
todos los días próximos de lluvia
sino porque también me diste un círculo
nostalgias rotatorias
aun cuando nos era mucho haber dejado puntos suspensivos
en un paréntesis abierto

te prometí que volvería

aun no toco tierra en ningún lado
y ya tengo un terror conciente
por no decirte cargo de conciencia

es que yo estaba harto de los ciclos
y por eso fui al país de las piñatas.

“yo soy como el chile verde llorona, picante pero peligroso”

(. 2

me fui
todavía no aterrizo y sin embargo
siento el peso ya de haberte escrito
la pequeña carta doblada
que nunca me atreví a escribirle a nadie.

(. 1

"portate bien y frena"

es contigo con quien toda mi noche existe
afuera de la música de Silvio y de las tortillas azules tristes
por la poca hambre que me acecha

es contigo mi certeza de noche acurrucada
que no sé aún ni todavía
pero que necesita de un cruce de piernas
la tibieza de un nosotros inventado
porque es tan cierto que nos desconocemos
procedencias
que tu ni yo sabemos el por qué
nos escapamos a la cima del destino
por qué Silvio resuena todavía
con una crecencia de tambor en un queso fundido
que tú ni yo sabemos lo que nos espera
cuando se apaguen las luces
si ya la madrugada creció un nosotros
como una herida abierta
que no podrá la cicatriz
aun cuando los dos estemos lejos.

"el fin es reventar la noche"

"no sé distinguir lo complicado de lo simple
y ahora está(s) en mi lista de promesas a olvidar"

yo quise decirte que mientras caminábamos el frío era un peligro que cortaba tenue y que tenía filos melancólicos que apuesto nadie de los dos planificó para mi última tarde posible contigo, que no esperaba andar en tu ciudad ayer como en todos los besos del domingo en Tepoztlan cuando la lengua del alcohol nos desgarró las máscaras mientras la claridad abría un nuevo río, pude decirte más de lo que dije e inventarte todas las coincidencias que quisieras más allá de las que en realidad nos enlazaban sin saberlo, sólo por lacerarme y por quererme con el taco en la garganta del nostálgico que sabe que a la vuelta de la esquina está la última estación, que el metro corre siempre hasta las doce en dirección contraria, que ya casi son las doce nuevamente y nada espera. quise decirte que me voy porque me harté de caminar estos últimos días sin rumbos fijos por las calles, por las plazas, por los parques, que las parejas salivando en el espacio público deprimen si uno anda solo y sin bufanda frente al azote del vacío, que la temperatura de la distancia parte labios igual que la temperatura del adiós, que descubrí muy tarde que me gusta acariciarte el pelo sin que sepas, caminar al paso tuyo por la noche cruzando intersecciones y avenidas peligrosas de ciudad más grande del mundo, sin que me cruce por la mente la tragedia del peatón atropellado aunque sí un fin; que puede referirse a muchas cosas, como la polipoesía o que te haya dicho llorona sin saber de la canción, ni que esa tarde, la primera y no ayer, tuvieras para mí en otra esquina con entrada a la estación de Hidalgo el primer trazo del escape.

domingo, octubre 26, 2008

.

25.10.2008

.
en realidad estoy feliz de estar aquí, sentirme a ningún paso de la isla, bebiendo mezcal y cervezas Victoria después del tránsito del día en caminata. ayer anduve el centro histórico con la impresión de isla frente al mundo en la mirada. hoy Coyoacán, ahora San Ángel. no esperaba caminar lo interminable, la ciudad que yo pensaba era una construccion de televisa. DF no es tercer mundo un carajo. Nicole habla de la máquina de nuestro viaje y dice que se llama Avión submarino. hoy me crucé con las primeras caras lindas de todo Méjico. Fui al mercado y caminé bajo piñatas, bebí Agua Pantera de guayaba, mango y limón. No podía tomar fotos y entonces presentí que el calendario próximo que recien abre debe ser un delicioso rodaje cinematográfico sobre la experiencia ante el color.

hoy leí que el mejor catálogo de los colores del mundo es el mundo en sí. prefiero andar con el catálogo, que es también el mundo, en mi memoria.

me gusta estar aquí.
todavía no hay protagonismo del peligro.

24.10.2008

.
los hombres estatuas de esta calle siguen ahí pese a las ráfagas de la segunda tarde que abre los ojos al mundo conmigo. la distancia todavía no me toca escápulas ni las clavículas. esta ciudad tiene una enorme dimensión de página en blanco. lo monstruoso empieza con un humo delicioso de quezadilla de flor de calabaza en tortilla azul.

yo no quería preámbulos para esta página, quería estar adentro, perdido en una intersección sin dirección norte ni hora, bebiendo una cerveza, escribiendo, creyendo que por fin valió la pena irse.

los hombres estatuas de esta calle son de oro y tienen los labios partidos por el frío.

viernes, octubre 10, 2008

5:16am

.
el cuarto es una vibración eléctrica
hay peces amarillos salidos de otros versos
bajo el ritmo de los pies
alguien rompió el volumen y no hay esquinas transparentes
es posible inventar amantes de final de noche desde aquí
la compostura de la piel está bailando sola sin sus labios.

salgo afuera de los dedos para sudar el fin
la loquísima monarca del silencio nos ha impresionado
es fanática de la palabra agüero
de la palabra puta y nos repite
de los caleidoscopios para multiplicar los besos que se orgían.
.
todo es intenso.

el volumen de la historia no tiene botón
las mujeres tienen trino de pequeños grillos estirados
la cama es un balcón con vista al cuerpo
la delicia tiene ojos sombreados de escamas amarillas
y no es pez
aunque me sangre el primer frío que no duele.

ahora trazo un poema con crayón sobre la nada
las letras tiemblan si las toco así de anémonas
me reconozco en algún punto del Caribe
un carnaval de equinos me comparsa hacia la muerte.

el piso tiene mar y algas prepúbicas
la música hace estridencias con su lengua en mi garganta
hondos piquetes de electrónica y tambor ahogando
el cuarto huele a playa

el cuarto huele a playa

quiero tragar espinas para tener a la poesía en algún lado.

respiro afuera de la pista
cierro los ojos porque los saltamontes comen pan
y las hormigas le hacen séquito a los masturbadores.

alguien viró el reloj como una copa.

quiero huir.

el cuarto es vibración eléctrica y el ano de las cosas
el ano de la uña, del jarrón
el ano de la lámpara.
mi vida en el sonido es casi un planetario giratorio
sólo me faltan más constelaciones
estrellas que completen las extremidades que no existen para el gozo.

quiero huir
el sonido tiene su mano en la entrepierna de mi voz
el cuarto es una ciega anguila eléctrica
el ano del espejo.

estoy en el balcón como enfrentándome a la ausencia
un malabar de grillos y caballos hacen fiesta en casa del silencio
el diablo vino directo desde el piano para Cendrars
ahora toca discos de vinilo reversible que no acaban.

el mundo se me va torcido en códigos la noche
quiero mirarme múltiple desde otro ojo pero sordo
el sonido infecta la capacidad de coherencia
el sonido afecta la capacidad de incoherencia
a mí me afecta las huidas.

quiero huir
ahora con peces hacen música.

quiero huir
la incoherencia tiene los labios de mi piel en su prepucio.
.
quiero huir
bajo los pies mi desnudez es otro pez.

lunes, septiembre 15, 2008

Secretos familiares

.
.
"El dolor, como dice Segovia Potter, no tiene que ser, necesariamente hijo de la lágrima ni maquina de lágrimas. Basta con que sea conocido de un secreto para llamarse dolor". Dolor entonces no tiene que ver con los estadios del llanto sino con la altivez de los secretos que conoce. Es posible que una persona dolida no llore. Pero imposible que una persona dolida no se rebele en contra del dolor.

Secretos familiares, de Nicole Cecilia Delgado, no es un libro de llantos, pero es un libro rebelde y certero en contra de los ahogues de un dolor reconocible y que trastoca. La poeta lo sabe, señala desde la dedicatoria que los secretos contenidos en su libro no son solamente suyos, aunque son los suyos los que catapultan al lector. Los dolores familiares, o los secretos de familia sirven entre estas páginas como el detonante de una poesía incomoda pero valiente, llena de reproches por necesidad.

Podría decirse que Secretos familiares es un libro de poesía confesional, pero sería demasiado fácil ajustarlo a un género poético basado en el yo, sobretodo cuando estos poemas no son sólo de la hija única y mujer detrás de la poeta, sino que estos son, o aquí se construyen los poemas del padre, de la madre, de un padrastro, de las tías entregadas al rezo. Es decir, que en Secretos familiares la voz del yo, pese a su protagonismo, no es la única que se escucha; también está la voz de la madre como una música de fondo, o su regaño; la voz de las tías con sus evasivas, como el coro de las Mamasijayas, de rey Andujar; la voz del padre inventada para dar explicaciones que quizás no llegarán. Quizás también estos secretos son los de los hombres y mujeres que todavía no han salido al paso, que no han escrito los suyos, quizás estos poemas son la voz de los que vayan identificándose.

Igual sería fácil decir sólo de Secretos familiares que es un libro de poesía cuando su construcción habla de un proceso puro de toma de controles. Aquí se ha tomado la historia familiar hasta su mito, la poesía hasta su calidad de narrativa, acá la escritora ha tomado el control de los medios de producción y publicación. En ese sentido, me viene a la mente un texto de Mara Pastor con relación a la publicación de su primer libro en formato artesanal que me parece pertinente adoptar para hablar, igual, de los procesos de este libro, que dice, “esta toma de controles no aboga por manifiestos sino que va definiendo un concepto de ética, de poética, en el cual la escritora hace el libro que tiene que hacer, que quiere hacer, independientemente de la lógica del mercado, de los editores, de los enramados pueblerinos, (yo le sumo, de los enramados familiares) y de los consensos literarios”.

Sepan ustedes que este es el segundo libro de la poeta, nacida en 1980, pero su primero publicado en formato artesanal. El pasado sábado 13 de septiembre se presentó con éxito, en la Librería Book Boulevard de Centro Europa, la tercera edición del mismo.

En secretos familiares, Nicole Cecilia Delgado ha hecho con su verdad un inventario en tríptico de dolencias cotidianas que difícilmente podrían resultar ajenas.

Primero el padre, que abre el libro, quizás por la urgencia o ser una silueta sin paradero pese a la ficción inventada; luego la madre, justo en el centro como espina dorsal; y un poema privado al final, como en una esquina, que tiene que ver con el padrastro, con los intentos del padrastro, con los intentos de su madre, con el intento de acallar, con el intento de autojustificarse. Dice la poeta “y quien me mira:/ se está volviendo loca/ y quien me oye:/ ¿qué estará diciendo?"

Tu padre, el primer aparte, habla de la urgencia de la figura paternal y busca el esclarecimiento de su ausencia. La poeta se llama a sí misma “huérfana de padre/ pero hija de un padre imaginario”. En ese sentido, el no saber, “yo no sé nada de mi padre/ no sé absolutamente nada” obliga al mito, a la inventiva a partir de la tragedia “si no me lo dicen voy pensar sólo lo más malo”, o a partir de la imaginería del héroe épico o de revolución, que aquí parecen ser sinónimos. “Si no me lo dicen voy a creerlo bueno/ voy a tenerle pena/ voy a querer buscarlo/ voy a quererlo/ revolucionario”. Sin embargo en tu padre están expuestas las expectativas, el padre sólo falta, no hay certezas de su muerte, la poeta escribe “no es que mi padre esté muerto/ es que no sé donde está”. Por ello el mito, la necesidad de construir certezas para desde alguna de ellas entablar la primera relación con él. Y no es que no existan certezas sobre el padre, hay una mención de dos fotografías en la que el padre tiene por constitución física un bigote, los ojos rojos, el pelo lacio, y una mención de las postales con veinte pesos cada cumpleaños hasta los diez años en las que con seguridad aparecía su grafía. Pero es que la poeta, al menos en el libro, sigue necesitando su presencia -sinónimo de comunicación en la que padre e hija puedan decirse de forma circular, ella quiere adelantarse, “estos son mis exitos/ aquí van mis errores.

Por otro lado, Tu madre, es una radiografía puntillosa en la que puede reconocerse a la icónica madre soltera de la década de los noventa. Es un aparte desde la voz de la hija, más nostálgico que mítico o de imaginerías, sobre la experiencia de haber vivido y superado la presencia maternal. El lector encontrará aquí, los reproches por los golpes, a la familia como núcleo, por las conversaciones fallidas, en contra de la cotidianidad de ciertas rutinas caseras, reproches contra sí misma, contra su madre, por no ser la que esperaban, reproches al silencio. Sin embargo, más allá de los reproches hay un evidente agradecimiento de vida a esa madre, que es no es la nuestra, pero bien podría serlo: madre sola, mujer con pantalones, jefa de familia que tocaba Für Elise para olvidarse. Ese agradecimiento se hace evidente en el subtexto cuando dice “mi madre eligió darme la vida/ aun cuando no era necesario/ aun cuando las circunstancias/ pedían a gritos un aborto”, muy a pesar de ese poemínimo titulado Decisiones que lee [de hija a madre]/ de haber sido tú yo no sería”. Sabe el lector en este aparte que se está frente a la rabia pero también de frente al homenaje. Dice la hija única de un opps, “en el fondo siempre supe/ que la revolución era mi madre con salario de mamá soltera

En el Poema privado duele más la selección de los recuerdos. “mami siempre dijo cállate la boca/ déjate de llantos/ no le digas a tu abuela”. ¿El error? Vivir interrumpiendo una canción de amor. “Baja la voz”, la voz diciéndole “te lo buscaste”, luego señala “el no abusó de mi pero trató”. Después, y como siempre, las lógicas absurdas del perdón.

Salir de esto, que es el ultimo poema del libro, o de las culpas, o del inventario de secretos, o de las voces, queda aquí grabado entre las páginas como una especie de ars poética o de mantra que sugiere “transformar los feos trapos viejos en mantas de colores”, que sugiere remendar (haber cocido el libro a mano sustenta ese concepto del remiendo), que nos sugiere publicar la espina del dolor o una labor creativa a partir del desahogo que existe en contra de toda voluntad.
Pensar y abordar Secretos familiares de esta forma, me hace creer que tengo entre mis manos unos de los mejores, sinceros y más intensos libros de poesía puertorriqueña que haya tenido en mis manos jamás. En Secretos familiares se rebela y se revela aún más, al menos para mí, una de las jóvenes poetas más grandes e impresionantes del país.

miércoles, septiembre 10, 2008

lunes, septiembre 08, 2008

sábado sobre una servilleta

.
si el calendario últimamente anda mutando
por mí que haga con hoy lo que le de la gana

yo sigo inédito en la quietud de los cinéfilos
mirando tu proyecto fílmico en la pared de enfrente
tu recuerdo con un fondo de música experimental
y gongs eléctricos
mientras la luz o su protagonismo rota alrededor de mi última cerveza.

a veces hay cervezas en las que no te pienso tanto
noches afuera
de bullicio
en las que puedo no nombrar tu nombre
poemas sabatinos en los que siempre hablo de alcohol
y no me existes
porque los sábados son las escenas de los viernes
el revolcón casual y rutinario sobre un temblor ajeno
bajo un olor que se repite en decadencia semanal.

anoche no estuve con nadie
no hubo culpa de la borrachera
tampoco había reservado para hoy un sábado sin ti
contigo
otro temblor
esta tarde que vuela hasta tu ausencia

a veces hay cervezas en las que nunca sé si tu ultima presencia
está en presente será o fue
si la poesía es la única posibilidad de acariciarte
si todavía queda tiempo para quitarte el frío
para yo entrar a la escena que en realidad no se proyecta en la pared
que no existe en ningún carrete de película
ni en mis certezas de alcohol
que son las únicas seguras de haberte vivido alguna noche de mi historia.

es
que yo ando de obseso obligándome a creer que te viví
porque la única vez
tú fuiste y no la tarde el primer globo volando en dirección a mí
que no llegó a mi mano.

la tarde hoy es un globo que vuela hacia tu mano abierta
y yo no tengo ganas de correr a detenerla.

crisis (1)

.
a quién le tocará hacer el inventario de nostalgias
ahora que la isla demanda un nuevo tomo
ahora que la fuga es una erótica
y el país se va pagando sus maletas
si los historiadores prefieren crisis internacionales
y los economistas del país ensayan planificación con el presente
ensayan periodismo, ensayan atletismo, escriben teoría
toman el noticiero media hora antes de que empiece La comay
para explicarle al pueblo la jaula de hierro
entremezclarlo todo con cierta cita de Walter Benjamin
para explicar que nuestra historia nueva no se descompone en historietas
que la ficción es querer irse
que nuestra nueva historia está descomponiéndose en imágenes
mientras está sentada en una guagua de la AMA
mirando confundida en panorámica.

domingo, agosto 24, 2008

Talleres Septiembre algo



2-30 de septiembre
(martes y jueves 6-9PM [5 X 3hrs] 15 horas contacto)
Cupo limitado / Espacio por confirmar

Septiembre Algo: Taller Creativo de Poesía
Martes 6-9PM
Costo: $100

Desarrollo de la voz poética individual a través del uso de juegos, estímulos creativos y ejercicios de escritura. El taller culminará con una presentación abierta de los textos trabajados.

I- Introducción a la poesía y exploración de poéticas personales
II- Ejercicios temáticos
III- Juegos surrealistas y dadá
IV- Ejercicios sensoriales
V- Edición de textos y conclusión del taller

Septiembre Algo: Taller de Libro Objeto
Jueves 6-9PM
Costo: $125 (incluye materiales)

Diseño y conceptualización de un libro objeto. Los participantes deben presentar una idea y un manuscrito (máx. 15 páginas) el primer día del taller. Se realizará un ejemplar de cada libro sometido, cuyos autores tendrán la oportunidad de reproducir individualmente luego de la culminación del taller.

I- Presentación y edición de proyectos y manuscritos
II – Exploración de conceptos y diseños
III- Diseño preeliminar – selección de materiales
IV- Realización del objeto
V – Conclusión y presentación de proyectos

Para más información:
vagabundo_xpr@hotmail.com
nicolececilia@gmail.com
787 790 1256
787 402 9244
787 562 3102

sábado, agosto 09, 2008

Fragmento de la entrevista a Mahmud por Dalia Karpel


Darwix. Yo soy un trabajador de metáforas, no un trabajador de símbolos. Creo en el poder de la poesía, que me da razones para mirar hacia adelante e identificar un destello de luz. La poesía puede ser una auténtica desalmada. Deforma. Tiene el poder de transformar lo irreal en real y lo real en imaginario. Tiene el poder de construir un mundo que está reñido con el mundo en el que vivimos. Yo considero la poesía una medicina espiritual. Puedo crear con palabras lo que no encuentro en la realidad. Es una tremenda ilusión, pero positiva: no tengo otra herramienta con la que buscarle un sentido a mi vida o a la vida de mi nación. Tengo el poder de otorgarles belleza por medio de las palabras y plasmar un mundo bello y también expresar su situación. Una vez dije que yo construyo con palabras una patria para mi nación y para mí.

Dalia Karpel. Usted una vez escribió: “Esta tierra impone el asedio a todos nosotros”, y ahora más que nunca el sentimiento de desaliento e impotencia es arrollador.

Darwix. La situación actual es la peor que quepa imaginar. Los palestinos son la única nación en el mundo que sienten con certeza que el día de hoy es mejor que los días venideros. Mañana siempre trae una situación peor. No es una cuestión existencial. Yo no puedo hablar del lado israelí, no soy experto en eso. Sólo puedo hablar del lado palestino. En 1993, durante el acuerdo de Oslo, yo sabía que el acuerdo no garantizaba que fuéramos a lograr la verdadera paz basada en la independencia para los palestinos y el fin de la Ocupación israelí. A pesar de todo, sentía que la gente albergaba esperanzas. Pensaban que quizá una mala paz era mejor que una guerra victoriosa. Aquellos sueños se esfumaron. La situación ahora es peor.

Fallece Mahmud Darwish

Mahmud Darwish, considerado el poeta nacional palestino, ha fallecido este sábado tras ser sometido en Estados Unidos a una intervención quirúrgica a corazón abierto, según ha anunciado un portavoz del Hospital Memorial Hermann de Houston.

Darwish, de fue miembro de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y escribió en 1988 la Declaración de la Independncia Palestina, lo que le ha valido el sobrenombre de "poeta de la resistencia".

Mahmoud Darwich nació 1941 en el pueblo de Al-Birwa, en la Galilea, y ha sido el poeta palestino más reconocido en el exterior, honrado con reconocimientos como la medalla del Caballero de las Artes las Letras de Francia en 1997, el premio Lotus en 1969, el Lenin, en 1983, el premio de la fundación Lannan a la libertad cultural, en el 2001, y el Príncipe Claus de Holanda, en 2004.

Tras el estallido de la primera guerra árabe israelí, su pueblo fue destruido y sus habitantes obligados a un exilio forzo.

Tras su vuelta del Líbano, donde permaneció por un año, Darwish vivió en diversas localidades de los territorios palestinos, donde era detenido reiteradamente por las autoridades israelíes por sus escritos y su actividad política contra la ocupación.

En 1960, a la edad de 19 años, escribió su primer poema, titulado Pájaros sin alas. Un año más tarde ingresaría en el Partido Comunista de Israel, formación judeo árabe. Publicó su primera obra, "Hojas de Olivo", a los 22 años de edad desde entonces ha escrito más de una veintena de libros de poesía y cinco de prosa y sus textos han sido traducidos a más de 20 idiomas.

Su célebre poema de 1964, Identidad (Sajjel: Ana arabi), basado en un formulario israelí, se convirtió en un himno del todo el mundo árabe.

En 1970 se vió obligado a abandonar su tierra y exiliarse primero en Moscú y luego en El Cairo, Beirut y una sucesión de capitales árabes.

Darwish formó parte del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), cargo al que renunció en protesta por la firma de los acuerdos de Oslo, en 1993 entre palestinos e israelíes.

Fue el autor, en 1988, de la Declaración de la Independencia Palestina, lo que le valió, junto con su obra en defensa de la libertad y de su tierra, el sobrenombre de "poeta de la resistencia", si bien también supo cantar a la vida y al amor.

fotografía de Mahmud por -F. J. Vargas

sábado, agosto 02, 2008

Dispersión cúbica

.
No soy un hombre que se mate. A mí me matan.
Virgilio Piñera.
.
.
1.
el cuerpo despojado del recuerdo
es la cuadrícula a la izquierda del cuchillo
plano destinado a la fragmentación en cubos
...................................................................que no conocen todavía sus medidas
la tridimensionalidad de su terror al ser
cubos de piel y carne fresca en un chorrear de épica;
preciosos canapés idénticos
que se descompondrán en el estómago de cualquier noche venidera.

2.
soy
cubo b
.........a
..........j
.........a
.........n
.........d
.........o garganta hasta la cama
cubo rozando
cubo aterrorizado a la espera de un engulle

que no es nada.

3.
el cuerpo sin recuerdo es un acabe
malabar suicida sin arrepentimientos
un desboque equivocado
que envidia a la mano
y reta
su talento de empezar libros inéditos
su talento de cruzar toda frontera
el detonar
en plena confusión de si rasguño o si caricia.

4.
mis partes
todo lo cúbico de mí
hacen su vida.

tienes que ver como se me rebelan las extremidades
cómo se alzan o se crecen

tienes que ver
a partir de una necesidad que no detono.

5.
mirar cubografías desde este monitor de fluorescencias
es notar que los fragmentos
del terror han hecho extremidades
cubos con manos ansiosos del abrazo
cubos hinchados bombas de leche a punto de explotar
cubos labiales
linguales
como sushi de salmón recién tocado

cubos con iris que sólo ansían la mirada.

6.
trato de decir que el cuerpo que viviste se quedó contigo.
esto que soy pasó por tu cuchillo
el recuerdo siempre deja al borde de los filos
que ahora estoy disperso y ando en bocas que no sé
en gargantas que no sé
la noche de repente tiene estómagos y dientes
y voy ajeno en digestiones que no quise
en todas partes
imparable y peligroso
como si me gustara
en un mejunje de ron y bellaqueras
que no entiendo.

7.
me juro
que no fue mantra mío
después de ti
ya no sentir el cuerpo.

8.
cuando al cuerpo lo fragmenta el cuchillo del recuerdo
entonces duele
se muere dios hasta que dejes de llorar lo que viviste

que no es nada.

sábado, julio 26, 2008

anacronismo 1

anoche fue un libro inédito que no se acaba
cruzo el inicio del reloj, la última página
y todavía la impresión en paladar de andar perdido en pleno índice.

mis pies trabajan la costura del recuerdo
van por la orilla de la mujer que desaprendo
mis manos se acarician demasiado solas
anticipo la llegada del tactómata.

yo no quería abrir paréntesis ni páginas
del punto último de aquel poema en despedida
cerrar los ojos y no huir hacia un primero que no nombre
que no me hunda las llagas
que no abra
por tragedia
como los bolerazos cortavenas
la nostalgia
por profunda
y mi ignorancia de no saber si su principio
tiene que ver con que mis huesos
sean
un dolor acordeónico cuando apareces.

ayer fue la comodidad de tu presencia
una marea baja para el nado
la mirada era un intento de descifre

no esperaba.

domingo, julio 20, 2008

sábado, julio 12, 2008

Poeta de mano y corazón

El Nuevo Día. Cultura
Por Jaime Torres Torres

Orgulloso de sus raíces loiceñas, el joven pintor y poeta Xavier Valcárcel de Jesús rompió con el esquema tradicional de las casas editoriales y publicó su primer libro de forma artesanal.

“Cama onda”, obra que compara con el espejo de sus emociones o que tal vez pudiese describir como el testamento de lo vivido al presente, es una expresión muy personal e íntima.

De otra manera no hubiera optado por producir con sus propias manos la primera edición de 50 ejemplares que días atrás presentó y vendió en la librería Book Boulevard del Centro Europa en Santurce.

Lo hizo en cartón, encuadernado con papel regular tamaño 4 x 6, con las páginas cocidas en hilo y sin enumerar. Es una pieza conceptual, con tipografía impresa en una computadora y con fotos individuales. Xavier enumeró cada ejemplar, como acostumbra cuando reproduce sus xilografías y serigrafías.

No es que no patrocine las publicaciones convencionales, sino que hay obras personales que demandan un tratamiento similar.

“Creo en las editoriales, pero también creo que en el mundo literario hay trabajos que tienen mucho que decir visualmente. Y la presentación de ‘Cama onda’ se relaciona con su contenido; que versa sobre el yo, el hombre y el amor, pero sin caer en clichés”, explicó Xavier a El Nuevo Día.

Durante dos años conceptualizó la obra y su publicación, sintiéndola suya de principio a fin, sin que nadie revisara el manuscrito.

El tema que hilvana a través de sus páginas es la experiencia de su primer amor. Y aunque lo hubiera deseado abordar mediante la narrativa, por un golpe de suerte -según dijo- descubrió la libertad de la poesía.

“Apostaba a la narrativa. Pero matriculado en un curso electivo de cuento y poesía, la descubrí y fue como una catarsis para mí”, recordó Xavier, graduado de Educación en Bellas Artes y quien fue socio de la Asociación de Escritores Universitarios.
En “Cama onda” palpitan los sentimientos de 17 poemas, y los versos del titulado “Manifiesto para una óptica de nuevo mundo” revelan su actitud ante la memoria de su primer amor.

“Habla un poco de la personalización y despersonalización; de abrir los ojos. Y tiene que ver con un manifiesto a ese primer amor que se queda entre las páginas del libro y vive”.

Una obra artesanal como “Cama onda” no resistiría el polvo ni las fluctuaciones de temperatura del almacén de una librería. Por eso Xavier pensó que tras la presentación de Mayrim Cruz-Bernal en Book Boulevard es necesario conservar un vínculo con sus lectores a través del espacio virtual. Y Tendido Negro (http://tendidonegro.blogspot.com/) es su plataforma de enlace.

“Es mi espacio para la autogestión y la publicación. Con ‘Cama onda’, Tendido Negro se inaugura como una editorial virtual pequeña e impresa que publicará libros artesanales de otros artistas”.

Su próximo libro artesanal será “Confort y otras muertes”, poemario a dos manos que publicará junto a su colega Christian Ibarra.

sábado, julio 05, 2008

Salva sus textos de la edición (?)

Héctor Aponte Alequín
Así/Peródico Primera Hora.
vea el artículo desde su fuente original pulsando:
http://www.primerahora.com/noticia/otros_asi/espectaculos_asi/salva_sus_textos_de_la_edicion/207323

En una cama con profundidad, sí que hay espacio para tanta gente. Las hamacas, por ejemplo, permiten que dos personas se puedan enguaretar en sus dimensiones.

Algo parecido es el concepto de escritura que defiende Xavier Valcárcel de Jesús con el alumbramiento de su poemario “Cama onda”.

El parto fue casero, sin comadrona, sin hospital, y sólo con la presencia de Xavier, el escritor; y Xavier, el lector, pues se trata de una edición artesanal de la cual sólo hubo 50 ejemplares, vendidos con éxito el martes pasado en la librería Book Boolevard, en Santurce.

Vinculado a los colectivos Agentes Catalíticos, El Sótano, ConBoca y Plaxo, entre otros, este letrista de 23 años aboga con este producto por una manifestación del arte de escribir que denomina “personal”. De ahí que el arte de la portada se conceptualice desde la sencillez, una característica que se suele confundir con la mediocridad.

Yo creo en las editoriales, creo en los criterios, pero creo también en que uno siempre está en el proceso de crear hasta el final, y eso provoca una intimidad con ciertos textos que uno no quiere que pasen por ese proceso de edición, por ese cedazo que hace que tu producto pueda terminar siendo el producto de otro, cuenta al adjudicar esa forma de pensar a su formación como artista plástico.

Me apodero del texto”, acota tomando una bocanada de aire con los dientes apretados.
El loiceño basa en esta línea de pensamiento, además, su proyecto Tendido Negro, que en estos momentos es un blog.

Para tener buenos resultados en la escritura, es necesario complementar ese ejercicio con el de “documentar lo vivido, lo soñado, el proceso del artista con la obra y el hombre con el mundo que lo rodea”.

En su caso, esa tarea se traduce en la redacción de notas del tipo diario íntimo, y el retrato a veces costumbrista del ambiente y la vida de Loíza, cuyas luchas sociales contra la marginación cuentan con su compromiso como ciudadano, afirma.

En ese sentido, no se explica el porqué de la crítica severa que a este tipo de ejercicios se ha hecho en algunas páginas de Internet dedicadas a reseñar blogs y revistas, manifiesta.

Quizás sea parte de esa transferencia del círculo literario a la blogosfera, que exigen que siempre haya textos de calidad. Pero yo creo en explotar todas las posibilidades del blog; yo no quiero un blog monolítico”, establece sobre el espacio en el que publica fotografías, poemas y narrativa corta.

El resultado de ver la actividad literaria desde esa perspectiva, sugiere, es la vacunación contra la formación de “minicánones”, una “madurez para trabajar en colectivo” en iniciativas de autogestión, como la Asociación de Escritores Universitarios en cuya fundación estuvo involucrado. La entidad está afiliada a la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

Cada quien tiene su diferente propuesta, aunque todos vamos en la línea del yo cansado, del yo dolido. Aunque suene peligroso, creo que eso es lo que está pasando” con Agentes Catalíticos, cuya revista AC, lanzada recientemente, contiene un cuento suyo: “Boceto azul para una historia hecha con dedos”.

Según el prólogo de Mayrim Cruz-Bernall, “Cama onda” es un libro “que despide al primer amor (o lo recibe”.

Xavier Valcárcel también hace reseñas literarias ocasionalmente en el semanario Claridad. Su próximo proyecto es otro poemario junto con Christian Ibarra.

Cama Onda: la presentación

1 de julio de 2008. Librería Book Boulevard, Santurce.

lunes, junio 23, 2008

por fin!! Cama Onda


La editorial Tendido Negro, les invita a la presentación del poemario Cama Onda, de Xavier Valcárcel de Jesús; una edición artesanal de 50 ejemplares originales numerados, prologada y presentada por Mayrim Cruz-Bernall.

Lleno de mar y de nostalgia, Cama onda es también una embarcación, o la única foto, 4" x 6", que queda de un pasado que no es más. Cartón, papel, hilo y una fotografía amarrada de una hélice fuera del agua. En palabras de Cruz-Bernall, “Creo que todo lo demás después de Cama onda será un epílogo, y todo lo que antes hubo un prólogo de lo que verdaderamente es. Este es un libro que despide al primer amor (o lo recibe).”

Los 50 ejemplares estarán a la venta el día de la presentación.
Costo del libro $15

domingo, junio 22, 2008

AC llega a Borders

la Moleskine de estos días (2)

Descoso la palabra en un desmiembre que no agota
Hundo los dedos o la rabia en su estómago microsilábico
Cierro los ojos y recorro mi experiencia de escalpelo sobre camas
Pierdo los hilos con la gula de ver su herida abierta
como una vulva ansiosa detenida para siempre

Entonces pasan días en los que intento concentrarme
la palabra extendida en la misma mesa del café
a la espera
mientras trato de situarme a la merced del ojo
cediendo a la pasión terrible del voyeur
aunque después de vasanpeine prefiera ser amante observador
tocar el fondo de las cosas con la vista
colectar las panorámicas de todos los adentros descocidos
luego hilar
hacer un cuerpo polisílabo que no se acabe
Entonces el placer de la abertura
mirar el costillar en cada letra
esa bendita coherencia ilógica y magnífica de juntar signos
órganos vivos latiendo al mismo tiempo
entretejidos por arterias demasiado finas
como para formar un sólo acordeón

Esta tarde he mirado una palabra que me callo
Ha sido luego de tu ida
Se contrae y se expande desde adentro como el pecho de un rendido
Puede que sepa que el protagonismo de palabra sola sobre el mundo
es nada
Puede que sepa, igual, que a mí la comunicación siempre me falla
que descubrir que la palabra es nada
es una puerta abierta para huir

domingo, junio 15, 2008

13 de junio de 2008

aparte

estoy desempleado desde el jueves. (cierre relámpago de tienda)
tengo tatuaje nuevo desde el viernes. (ese dolor es extrañamente rico)
desde el sábado soy estudiante graduado. (mi papá siempre faltando)
hoy es el día de los padres y no lo conseguí. (de seguro anda quejándose de mí, que yo soy el que le falto)
mañana llamará temprano desde su trabajo (él no tiene celular porque no le da la gana) preguntando si es que yo no quería que él fuera a mi graduación. que si yo estoy cabrón, que se quedó esperando mi aparicion a su día de padre, que eso no se hace chico, que no hay excusas.

Palabras encontradas


El pasado miércoles 11 de junio de 2008, fue la fiesta-celebración del libro Palabras encontradas; Antología personal de escritores puertorriqueños de los últimos 20 años (Conversaciones), de Melanie Pérez Ortíz, como preámbulo a la serie de presentaciones oficiales del mismo.

"Con el ahínco e inteligencia de un detective borgiano, la entrevistadora y crítico Melanie Pérez Ortiz se lanza aquí, en estos diálogos inquietos, a la pesquisa de una de las más elusivas y enigmáticas de las categorías actuales isleñas: la llamada generación literaria boricua del 80. ¿Generación o de-generación? ¿Epígonos o transgresores? ¿Alucinados flãneurs citadinos o desencantados deambulantes posmodernos? Lo cierto es que este escurridizo y travieso grupo de escritores – que algunos críticos han llegado a pensar que no existe – ha ido dejando tras sí en las últimas dos décadas una incitante y arriesgada estela de manifiestos, performances, poemas, guiones televisivos y fílmicos y novelas. Valiéndose de la artimaña de unas entrevistas críticas, Pérez Ortiz logra ahora darles cita en estas páginas y, asediándolos con el comentario informado, la frase sugerente, la pregunta incisiva, los hace revelar, en diálogos intensos, inquietos e inquietantes, las historias secretas de sus pasiones, errancias y dispersiones, proyectos y sueños. Una lectura imprescindible no sólo para conocer el transfondo vivencial de un grupo de escritores que está hoy en la vanguardia de la creación literaria puertorriqueña sino también para participar con ellos en la aventura que proponen sus textos." [[Arnaldo Cruz Malavé]] -tomado de la contraportada del libro.

El libro contiene conversaciones con Mayra Santos Febres, Rafael Acevedo, José "Pepe" Liboy Erba, Eduardo Lalo, Ángel Lozada, Aranvid Adyanthaya, Urayoán Noel, Noel Luna, Pegro Cabiya, Juan López Bauzá, Che Meléndez y Carlos R. Gómez.

Como parte de la fiesta, se dio un "junte generacional" en el que algunos de "los más nuevos", Sergio Gutiérrez, Juan Luís Ramos, Samuel Medina, Christian Ibarra y Xavier Valcárcel, leyeron parte de sus textos.

acá dejo unas fotos de la celebración.

Sobre la autora:
Melanie Pérez Ortiz tiene un doctorado en Literatura Latinoamericana de la Universidad de Stanford en California. Es Catedrática Asociada del Departamento de Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y colabora con el Programa de Estudios Interdisciplinarios de la Facultad de Humanidades.