sábado, julio 26, 2008

anacronismo 1

anoche fue un libro inédito que no se acaba
cruzo el inicio del reloj, la última página
y todavía la impresión en paladar de andar perdido en pleno índice.

mis pies trabajan la costura del recuerdo
van por la orilla de la mujer que desaprendo
mis manos se acarician demasiado solas
anticipo la llegada del tactómata.

yo no quería abrir paréntesis ni páginas
del punto último de aquel poema en despedida
cerrar los ojos y no huir hacia un primero que no nombre
que no me hunda las llagas
que no abra
por tragedia
como los bolerazos cortavenas
la nostalgia
por profunda
y mi ignorancia de no saber si su principio
tiene que ver con que mis huesos
sean
un dolor acordeónico cuando apareces.

ayer fue la comodidad de tu presencia
una marea baja para el nado
la mirada era un intento de descifre

no esperaba.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

tactómata!!!!!

dolor acordeónico!!!!

sankipanky dijo...

las manos me duelen
muchísimamente
hoja de cegueta
cuando acciono
los dispositivos
que me basuran
a tu recuerdo