miércoles, noviembre 26, 2008

(. 3


“soy como el chile verde llorona, picante pero sabroso”

hace medio día hubiera sido fácil
escapar por los caminos que me diste
torcer alguna construcción fantástica o un verso
echar lo necesario en la mochila sin mirar los mapas
que siempre fueron infinitos
pero que desplegaron circulares frente a mí

quizás mi todo últimamente tendió en la dirección del ciclo
incluso lo que no era mío en estos días
despegó en vuelo giratorio ante mis ojos
con la luminiscencia peligrosa de un platillo tronador
o una luciérnaga perdida parpadeando

ahora
después de mediodía
la única certeza es el poema de la pólvora
sin firma
con el que despediste la posibilidad fugaz e histórica
de detonarnos
esto que leo mientras vuelo y que no sé
y que me duele aunque no importa
si fue escrito para mí o para alguien
para nadie mientras pensabas en un alguien
para alguien mientras la nada te pensaba
o si es de algún poeta malo
o de un piromaniaco como yo

no sé si ya te dije
de niño encandecía todo compulsivamente y me llevaron al psicólogo

nunca he sabido por qué tuve la culpa y no los fósforos
si desde siempre ellos metieron su cabeza en las hornillas

y no sé
es cierto que desconozco muchas cosas
a ti
aunque el reloj marcó contigo 272 horas

a mí
y me da rabia

la poesía no debería depender de la interlocución
ni de nostalgias
como esa caminata nuestra por el frío de lo último
hasta mi metro y tu camión en Indios Verdes

quizás lo único que sé
muy prematuro
es que tal vez no me debiste regalar el disco de Chavela Vargas
en el que se despide
no por la Llorona
ni por todas las canciones borrachas que sonarán punzando
todos los días próximos de lluvia
sino porque también me diste un círculo
nostalgias rotatorias
aun cuando nos era mucho haber dejado puntos suspensivos
en un paréntesis abierto

te prometí que volvería

aun no toco tierra en ningún lado
y ya tengo un terror conciente
por no decirte cargo de conciencia

es que yo estaba harto de los ciclos
y por eso fui al país de las piñatas.

“yo soy como el chile verde llorona, picante pero peligroso”

4 comentarios:

Ana dijo...

guao y más ná que guao!
pero no de ladrido.

"me diste un círculo"
la serpiente muerde su cabeza

"harto de los ciclos
y por eso fui al país de las piñatas"

y sí que se rompen los ciclos, se hacen colores-sabores sin tiempo, se hacen pregunta de si siempre nos habitaban.
deletrearlo todo, que del país de las piñatas emergen palabras largas.

que viva el nuevo ciclo!

Anónimo dijo...

"...esperaba tus versos en este ciclo mio que se expande..."

carinos,

bajo dijo...

y como hace una para conseguir tu libro?

Xavier Valcárcel dijo...

bueno, por lo visto creo que estás en Puerto Rico y ya estoy de vuelta. si quieres podemos acordar encontrarnos porque los libros los tengo yo.

enviame un mail
vagabundo_xpr@hotmail.com

déjame saber cúando es posible

un abrazO!