miércoles, diciembre 13, 2006

12.12.06

la noche fue extraña. bastantes emociones en una trampa de tiempo. yo y mis nostalgias todavía goteando a pesar de tantas risas juntas, mis mujeres de letras goteando las suyas a pesar de tanta libertad. puede ser por el vino y por la yerba, pero anoche sentí que estaba de frente a una vitrina sin cristal.

4 comentarios:

Karina Claudio dijo...

éramos todos la osadía de un lento maniquiarse en las sombras de las velas, aleteando las alas, envueltas tantas veces entre ese metal absurdo que son a veces las nostalgias...

Mar dijo...

Que bello.

Abdiel Echevarría dijo...

Cuando nos enfrentamos a lo extraño, casi siempre nos encontramos desnudos...

Saludos

sankipanky dijo...

hermanito hermanito, de otros padres que saliste más buenmozo: no fue ni el vino, ni la yerba, échale la culpa al smog, siempre fue el smog
r