martes, agosto 08, 2006

Perception


a mí
me habían dicho
que vivir en Nueva Yol
era (o es)
una experiencia toda.
y lo es. no hay duda.
pero es también una nostalgia
un desencuentro de unidad simétrica
es, sin más, una diversidad
una violencia de miradas
una constante de fastidio
de divisiones dermáticas
un señalamiento underground
una amenaza del sistema.


Imagen: Xavier Valcárcel de Jesús. Perception. 2006. Fotografía digital.

6 comentarios:

nicolececilia dijo...

amenaza del sistema: no lo puedes decir mejor. todas las mañanas tanto policía, cada tarde, cada noche, cada madrugada. el peligro son ellos, que pretenden regular nuestras mínimas actividades, criminalizar la vida cotidiana. uno siempre va a la defensiva, y cuando te pones cómodo y te olvidas de que hay que estar alerta y desconfiar, algo te pasa, te atrapan, se llevan a tus amigos presos, y tu te quedas sola preguntándote si acaso el privilegio femenino es una suerte o alguna nueva forma de cargar alguna culpa urbana.

Noelia dijo...

....oooO
....(....)... Oooo
.....)../. ...(....)
....(_/.......)../
..............(_/
....oooO
....(....)... Oooo
.....)../. ...(....)
....(_/.......)../
..............(_/
...... Pasé Por
......... Aquí
Tu texto me hizo acordar mucho a buenos aires -Argentina y mas cuando en una parte escibiste "una violencia de miradas" cada dia se vive con mas violencia,con mas peligro... ya no puede uno salir a la calle trankilo.
Te mando un beso grande...cuidate!
Bye! =)

Yiara Sofía dijo...

Me fui a una gran ciudad a encontrarme, según me empeñé...lo que encontré fue el silencio entre multitudes y esa nostalgia conflictiva de escuchar mi voz interna en medio del bullicio del mediodía cruzando la avenida...eso es NY, eso son las urbes para el coquí que se encuentra en un espejo extranjero. Me encantó revivir todo esto a través de tu escrito. Me encantaron las fotos montadas!

marielkis dijo...

sólo los que están de paso con pasaje de vuelta incluido, tienen la impertinente costumbre de VERLO todo, como lo vimos antes del extravismo loco-motor quienes nos quedamos.
en buena hora!

Ana María Fuster dijo...

una violencia de miradas...

Me transporté con tu poema, también se me puso la carne de gallina, se me erizó hasta el alma.

Dharma A. dijo...

Yo estuve ahí contigo...