lunes, enero 14, 2008

1 de enero de 2008. desde la libreta

estoy borracho.

tengo en la boca el sabor a ron de todas las bocas. estoy a punto de vomitar pero se supone que sonría. a fin de cuentas es el primer día del año. se feliz Xavier, sonríe un poco.

quiero arrancarme el frío de la primera madrugada, la mueca monstruosa del alcohol que siempre me remite a las peores borracheras familiares. trato de escribir un poema afuera del show y no lo quiero. perdóname Nicole, pero no puedo escribir este primer poema de año nuevo desde el sueño, desde el bochorno ajeno, desde la rabia de haber despertado el año con quien no quería (como siempre yo tomando malas decisiones).

el alcohol descentraliza.
la realidad así torcida cuesta.

trato de ser paciente. hay cosas que no me gustan, que están aquí, que han estado conmigo siempre.

estoy borracho

el sol me toca el lado derecho de la frente. una distancia de agua y de archipiélago pequeño me separa de las cosas que todos los días siento mías. Estoy lejos de casa y muy cerca. tan pero tan cerca que no sé como no puedo echarme a andar, abrir la puerta y acostarme.

necesito mi cuarto
no por infantil, sino por el olor del único adentro que no ha cambiado desde que era chico.

hoy hay una promesa de tocar el fondo de las playas, enfrentarnos cara a cara con los peces, sentir corales y respiraciones.

vamos al mar Nico.
el frío y el sabor de mi primera madrugada me lo pide.


3 comentarios:

Romy dijo...

niño..excelente....me encanto este escrito...y beuno, de esas borracheras creo que todos sabemos un poco...

Christian Ibarra dijo...

sigue bebiendo asi.

cloetta dijo...

pues no sé cómo llegaste allá, pero qué bueno.. está interesante tu bló..

te invito a otras letras, donde comparto con unas amigas..

http://cotidianasdetranseuntes.blogspot.com/



saludos de año nuevo.. aún es año nuevo no? o ya se nos ha quemado?