sábado, septiembre 29, 2007

apuntes sobre la locura

la locura es un vestido caro y yo no sé vestir
la locura es un vestido caro y yo no sé vestir
la locura es un vestido caro y yo no sé vestir
yo quiero decir
poder meterme en la locura y salir
jugar a escribir tres tomos sobre la historia de una postal vacía
poder vestirme y desvestirme con poesía
tú sabes lo que pasa
quiero decirme mírame a los ojos;
me perdí
trato de construir la coherencia con los dedos
desennudo sus hilos de pescar
los tenso como una cuerda floja para expertos
pendo un poco, junto anzuelos, claraboyas, plomos
trato de hacer una atarraya para lanzarme al mar
todos mis padres me enseñaron a pescar rozando el fondo
estoy loco
P
E
N
D
O
quiero caer
S
I
G
O
P
E
N
D
I
E
N
D
___________________________________________O___________________________________________
no puedo apalabrar a quien amé, no sé su nombre
no sé si amé, no sé si supe nombre alguno
no sé si yo nací el ultimo día de mi muerte, si estoy muerto
si morí en un orgasmo en plenos dieciséis.
no sé si tuve dieciséis o si he sido niño desde siempre
trato de escribir sobre los locos y me cuesta
los miro en su bonita cotidianidad
jugando a reinventarlo todo sin decirlo
el flor, por ejemplo, sentado siempre en el banquillo de la plaza
escribiendo en el aire el gran poema épico de la memoria
y yo lo entiendo.
a veces me da con escribir ese poema interminable
Tuerzo los códigos, reinvento el diccionario
invento el mundo sobre el mundo como un acto de revolución
y de repente estoy yo
parado sobre el mundo en mi mundito
como los pasajeros que sobreviven junto a las ventanillas
ensimismado en el paisaje de mi humanidad
baja el cristal, cierta poesía necesita aire
estoy solo
baja el cristal, cierta poesía necesita aire






soy todos los hombres azotados por la ira
ruleta del mundo
hombre fatídico y fatiga
verbo incorrecto y carne mapo
esclavo de rutinas
lloriqueo puro
y poeta.
sobre todo poeta.
una versión extraordinaria
del siempre adiós aunque me quedo
.
L A
S O
L E
D A
D E
S U
N C
O L
U M
P I
O Q
U E
N O
C E
S A
lasoledadesuncolumpioquenocesa
estoy loco
P
E
N
D
O
no caigo
sigomeciendome
no caigo
hay cosas que no pueden apalabrarse.
estar sentado bajo la carne abierta de los labios, por ejemplo.
esa fatal temperatura de todos los tactos a la vez
lograr la coherencia de los monosílabos en los minutos últimos
perder la razón
perderse
sentir todos los hilos del cuerpo desgarrarse y agarrarse
morir así, tan despacito y delicioso
siente
esto también es la locura
quiero caer
_____________________________________________cruzo la cuerda sin lograrlo
quiero escribir sobre los locos y me cuesta.
quizás soy como Cendrars
tan mal poeta
que aun no sé llegar al fondo de las cosas

14 comentarios:

Amarilis Tavarez Vales dijo...

Esta locura me ha mecido, yo tambien estoy pendiendo de algo que noEstoy concibo, que no reconozco y huyo. Cada pendiente que sale de los versos me invita a lanzarme al precipicio. "La soledad es un columpio que no cesa". Bravo!

Amarys dijo...

maravilloso Xav...

Amarys dijo...

maravilloso Xav...

Yolanda Arroyo Pizarro dijo...

Que belleza!
"hay cosas que no pueden apalabrarse.
estar sentado bajo la carne abierta de los labios, por ejemplo."

Gracias.

Christian Ibarra dijo...

lo lograste.

Emilce dijo...

Querido Xavier: esta loca poeta, esta argentina loca, psicóloga por si algo le faltara... te escribe con asombro. Te has adentrado en la esencia misma de la locura de una manera tan maravillosamente poética! Puedo conmoverme y vibrar, covivenciar en contenido y vitalidad, sí, pero más aún sentir y entender tu intensa madera de poeta. Sigue y sigue y crece. La poesía jamás nos traiciona. Recibe mi abrazo. Emilce, desde Buenos Aires. Salúdame a mi querida Mairym.

nicolececilia dijo...

cendrars y huidobro, qué lindo viaje en tren. el tren vuela y cae en paracaídas. yo tampoco sé llegar al fondo de las cosas aunque sea poeta, bruja, loca. pero la locura acompañada es mucho más divertida, por eso te invito a hacer juntos un viaje, pronto pronto, con los cristales abiertos, porque, claro, cierta poesía necesita aire.

te extraño, negrito, aunque no tenga razones para extrañarte.

nicolececilia dijo...

pd. ayer precisamente, en la lectura de poesía/aquelarre que hago en casa cada último domingo de mes, leímos en voz alta, entre todos, la introd y el canto I de altazor...

Arleqino dijo...

la locura de los sentires arremolinados. la locura de los nombres abusivos, de los adjetivos que apresan, de los nombres que no remiten a nada.
la locura con que se acusa al que molesta.
la locura exterminadora.
la locura libertadora.
las letras en fuga, en resistencia, en amores, en flor, en guerra, en paz...



no se como llegaste a mi morada pero es un gusto tenerte allí y, por supuesto, haber llegado a este sitio de misterios.

Anónimo dijo...

confiezo que el escucharlo es maravilloso pero cuando lo tienes de frente, ese juego de espacios (para los respiros) son geniales. te felicito una vez mas y una vez mas me columpio y vuelo contigo.

Karina Claudio dijo...

es un vestido caro, camaleón de ideas, espacio de posibilidad donde se forja el margen, a la orilla de las numerologías y los vaivenes infelices de las bolsas de valores: al margen del espectáculo de las sentencias, como un gran y basto oceáno de cadenas imperpetuas...la única posibilidad de sobrevivencia, la única estrategia honesta ante el declive del tacto...el único equilibrio sano de calor ensimismado entre los dedos...la inmutabilidad de la carne y todos sus vestigios dolorosos...eso y tus ojos y todas las palabras impronuciables...al margen de las líneas de tránsito, por debajo de los signos de no estacione...la poesía siempre sí de las cosas que se niegan en la sombra de los monosílabos, la poesía, sí, siempre, sí, siempre sílaba del tiempo que no cesa...de las entrañas que se jactan de esperanza...

sauldadá dijo...

exelentes poemas xavier y karina
saludos y envienme algo para publicar
plis
j

Mara Pastor dijo...

hay cosas que pueden apalabrarse
cuando otros han muerto, ha susurrado cendrars al oído de algunos antropófagos.

no sé que pasó con lo de piñones. los péndulos, posiblemente...;)

Anónimo dijo...

Primero, gracias por compartir el poema. Me sentido muy identificado, me puesto en la piel del escritor. Buah... muchisimas gracias.